La fatà il·lâ 'Alî

La fatà il·lâ 'Alî
"Has de saber que aquel que realiza la Futuwwah
es situado delante, cerca del Señor de los hombres.

Preferir el otro a sí mismo, he ahí el adorno del caballero (fatà).
Sea este quien sea, honor a él.

La impetuosidad de las pasiones no lo agitan,
siempre firme como una montaña.

Ninguna pena lo aflige, ningún miedo lo despoja
de sus nobles virtudes en el fragor de su combate.

Mira cómo, él solo, ha derribado los ídolos.
Así es él: suave y duro a un tiempo".

Ibn 'Arabî (Murcia, 1165-Damasco, 1240)

miércoles, 31 de agosto de 2016

Poderío, conocimiento y abnegación

Poderío, conocimiento y abnegación

"Si el poderío y el conocimiento son los requisitos previos de la Futuwwah o caballería espiritual sufí, la abnegación es la quintaesencia y su origen. Preferir los otros a sí mismo es la prueba más perfecta".

[Laila Khalifa, Ibn Arabî. L'initiation à la futuwwa, Albouraq, París, 2001, p. 188].

lunes, 25 de julio de 2016

Malâmiyya, proteger el secreto

Malâmiyya, proteger el secreto

"Se preguntó a un malâmatî: «¿Cómo es que no participáis en las sesiones de samâ' (reuniones místicas, acompañadas de cantos, que terminan con trances extáticos)?». «No es, respondió él, porque nos disgusten o las desaprobemos, sino porque tememos que desvelen a nuestro pesar los 'estados interiores' que mantenemos secretos, y eso sería muy grave para nosotros»".

[Sulamî, La lucidez implacable. Epístola de los hombres de la reprobación (Risalât al-Malâmatiyya), Obelisco, Barcelona, 2003, p. 60].

miércoles, 15 de junio de 2016

jueves, 26 de mayo de 2016

Caballería, muerte y renuncia

Caballería, muerte y renuncia 

"Para el antiguo caballero no había en el fondo más que esta alternativa: el riesgo de la muerte o la renuncia al mundo; la grandeza de la responsabilidad, del riesgo o del sacrificio coincide con la cualidad de "nobleza"; vivir noblemente es vivir en compañía de la muerte, sea carnal o espiritual. El caballero no tenía derecho a perder de vista las fisuras de la existencia; obligado a ver las cosas desde lo alto, siempre debía rozarse con su nada. además, para poder dominar a los otros es preciso saber dominarse a sí mismo; la disciplina interior constituye la calificación esencial para las funciones de jefe, juez y guerrero".

[Frithjof Schuon, Miradas a los mundos antiguos, J. J. de Olañeta editor, 2004, pp. 28-29]. 

martes, 17 de mayo de 2016

Abdelkader, el caballero

Un caballero llamado Abdelkader

"El caballo es su sola distracción regular. Sale a realizar largos paseos, solo, para admirar apasionadamente cada meandro de la naturaleza desde su cuerpo bien formado. Le habla a la naturaleza, a las más pequeñas briznas de hierba, así como a los animales que encuentra, pero sobre todo a su caballo preferido, que, dado su rango, es obligatorio que sea un caballo negro, sobre todo en determinadas fiestas y ceremonias".

[Bruno Étienne, Abdelkader, Hachette, Paris, 1994, p. 116].

domingo, 8 de mayo de 2016

Álbum: Ahmad Shah Masud

Álbum

Nobleza, virilidad, elegancia natural

Ahmad Shah Masud (1953-2001)


Compañerismo espiritual

Compañerismo espiritual

"La Futuwwah, o caballería espiritual sufí, es ser más compasivo con los compañeros que con los parientes". 

[Al Sulami, Futuwah. Tratado de caballería sufí, Paidós, Barcelona, 1991, p. 92].

lunes, 4 de abril de 2016

El Temple y el ribât

El Temple y el ribât

"A menudo se ha considerado que la rábida musulmana, el ribât, había influido en la creación de las órdenes y, principalmente, en el Temple. La primera observación que hay que tener en cuenta es el significado del término. Tradicionalmente, sobre todo por parte de la historiografía hispánica, se ha entendido la rábida como un centro militar fortificado situado en la frontera donde los murabitun acudían a realizar una especie de servicio temporal, a la vez militar y religioso. Con esta definición, la asociación entre los ribât y las órdenes militares parecía evidente.

Sin embargo, la definición de 'rábida' resulta mucho más compleja. A pesar de no tener una tipología arquitectónica determinada, hay rábidas que corresponden al modelo de convento-fortaleza, como la de Susa y Monestir en Túnez, o la de las dunas de Guardamar, en Alicante. Sin embargo, un ribât era un lugar cualquiera desde donde se podía llevar a cabo la guerra santa (yihâd); por este motivo, a partir del siglo XI el nombre fue adquiriendo cada vez más el significado de un lugar donde los sufíes desempeñaban prácticas piadosas, sin necesidad de estar relacionado con las funciones militares ni de estar en la frontera. Las numerosas rábidas (La Rábida, Serra de Arrábida...) que han dejado impronta en la toponimia de la Península (en la Cataluña Nueva, Mallorca, Valencia, Portugal...) no parecen corresponder a ningún establecimiento musulmán de tipo militar, excepto en el citado caso de Guardamar.

También se ha relacionado el ribât con la cofradía de Belchite, principalmente porque ésta, como otras cofradías militares, tenía miembros que servían allí de forma temporal. A pesar de todo, resulta difícil interpretar, como a veces se ha hecho, que la cofradía fue el origen de la orden del Temple, ya que su concepción era diferente: mientras los primeros templarios se definían como religiosos que querían seguir una regla, hacían votos e ingresaban en la Orden para el resto de su vida, las cofradías agrupaban simplemente a caballeros con ganas de luchar sin compromiso de permanencia (por este motivo muchas cofradías acabaron integrándose en órdenes militares). Si embargo, como en territorios y situaciones en contacto no resulta extraña la circulación de influencias, los estudiosos consideran que la relación debe plantearse entre guerra santa y yihâd en lugar de entre Temple y ribât y los milites ad terminum (los caballeros que no hacían votos perpetuos para entrar en una orden militar, sino que se comprometían durante una época de su vida).

El Temple, como las órdenes militares, fue una creación de concepción cristiana. A pesar de ello, no se puede rechazar completamente una relación de confluencia o de reinvención de las instituciones musulmanas desde una perspectiva occidental, ya que los contactos y las circunstancias en que actuaron eran parecidos".

[Joan Fuguet y Carme Plaza, Los templarios, guerreros de Dios. Entre Oriente y Occidente, Rafael Dalmau Editor, Barcelona, 2012, pp. 46-47].

(Nota de la Redacción: Queremos agradecer al islamólogo español Halil Bárcena, director del Instituto de Estudios Sufíes de Barcelona, la gentileza al hacernos conocer este interesante texto que aquí reproducimos).

martes, 2 de febrero de 2016

Álbum: Ahmad Shah Masud

Álbum

Nobleza, masculinidad, 
elegancia natural


Ahmad Shah Masud (1953-2001)

jueves, 14 de enero de 2016

Saladino, caballerosidad islámica

Saladino, la caballerosidad islámica

"Salâh al-Dîn Ayyubi, Saladino, tenía frente a él a los cruzados, que no es decir poco; los cruzados que habían masacrado sin piedad a toda la población de Jerusalén; y sin embargo siempre fue caballeresco, imparcial y generoso; nunca se dejaba llevar por un odio sistemático y mezquino. Desde luego no se puede decir lo mismo de algunos jefes musulmanes actuales que, practicando meticulosamente las prescripciones de la sunnah o tradición profética, no tienen ya la mentalidad islámica, y ese es un signo de nuestro tiempo. Y hay también, en paralelo a la desaparición de la nobleza de carácter, un extraño enrarecimiento de la inteligencia, incluso en gente que se arroga el derecho de hablar en nombre de Dios".

[Frithjof Schuon, Cartas de un maestro espiritual, J. J. de Olañeta editor, Palma de Mallorca, 2015, p. 176].